Rompiendo mitos

lunes, febrero 10, 2020 0 Comments A+ a-


En fechas próximas a "San Valentín", como dice la letra de una canción, "love is in the air"; pero, ¿a qué tipo de amor nos referimos?, ¿qué concepto de amor estamos aprendiendo?, ¿cómo gestionamos esa emoción? 
No son pocas las investigaciones sobre las relaciones tóxicas que se producen entre adolescentes en las que se han naturalizado los celos, la desvalorización de la propia identidad, el sentimiento de posesión y control sobre la pareja (de contraseñas, conversaciones privadas, redes sociales, círculos de amistades, vestimenta...), etc. Eso, se perpetúa en la edad adulta. 
El concepto de amor romántico lleva "de todo" menos amor. Como expresó Kate Millet <<El amor es el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban>>. 

Pero todo esto no aparece de la nada. Se aprende desde el contexto próximo con frases, ideas y conductas que sentencian comportamientos y son asumidos fácilmente. Desde la tierna infancia, cuando estamos empezando a construir nuestro imaginario cultural, nos cuentan que hay princesas esperando a ser rescatadas, que las niñas son agradables y complacientes, que existe una media naranja, que las niñas son más emocionales y débiles - los niños más racionales y fuertes, y todos los ejemplos que se vengan a la cabeza. En definitiva, nos enseñan a amar desde una visión poco sana y justa. Niñas y niños, a la edad de doce años, ya tienen ciertos roles sociales adquiridos y deconstruir eso es complejo. 

No quiero decir "no al amor", ni mucho menos. Son maravillosas todas las emociones que un amor sin mitos nos despierta. 
Una forma positiva de querer a las demás personas comienza por quererse a sí misma / a sí mismo. Conocerse, valorarse, aceptar nuestros límites, querer mejorar, y tener un adecuado autoconcepto y autoestima son aspectos esenciales para ir construyendo relaciones sociales positivas y no dependientes. 

Llevándome esta idea a la escuela (siempre adecuada al nivel) hemos formado nuestro puzzle "sin mí no soy nada" con las cosas buenas que me hacen ser yo. Fue curioso que varios/varias estudiantes no eran capaces de atribuirse dos cualidades positivas (a las que llegamos poco a poco). Sin embargo, fue mágico ver cuando se enorgullecen de rasgos que les hacen ser únicas/únicos. Espero que no los pierdan nunca. 

Pensando en ti... ¿qué pondrías en "sin mí no soy nada"?

👉 Comparto las piezas del puzzle. Dibujar no es mi fuerte, son calcadas. Y la frase central me encantó de @feministailustrada 
PiezaPuzzle (pinchar aquí, pdf)