Proyecto: Buenos tratos

En este curso escolar cada día es un reto acompañado de incertidumbre. El llegar a clase y abrazarnos, sentarnos en los grupos de trabajo, compartir material, sonreír... lo tenemos "en pausa" y nos vamos adaptando, de la mejor forma posible, y aprendiendo día a día. Pese a estos momentos tan insólitos, también en educación, queremos que nuestras aulas sigan "llenas de vida".

Este trimestre os presentamos esta propuesta de trabajo que lleva un gran pellizquito de cada una de nuestras y nuestros estudiantes. La temática que la envuelve se sustenta en los buenos tratos, empatía, asertividad, mirada amiga y el respeto, en definitiva, educación en valores, pilares esenciales para convivir en sociedad. Además, lleva como broche el sumarse a decir basta a la violencia machista, una violencia que lejos de cesar inunda titulares diariamente, siendo la coeducación la herramienta que tenemos en nuestras aulas para promover una transformación social. Una pregunta fue clave para que la chispa saltase, a partir de ahí la reflexión estaba servida.

<<Y tú, ¿cómo quieres que te traten?>>

Para llevar a cabo esta propuesta, tres grupos de sexto de primaria nos han mostrado, a través de sus fotografías (Cultura Digital), análisis y sus escritos (Lengua Castellana y Literatura) una forma de mirar el mundo dulce, amable y con las gafas violetas. Y esas fotografías nos han llevado a la creación de un calendario anual para nuestro centro.
Para nuestro alumnado no ha sido un proyecto más. Su involucración y compromiso han sido máximos, pero sobre todo, su entusiasmo y su huella no nos ha deja indiferentes.

 
Si quieres ver nuestro calendario de buenos tratos pincha aquí: enlace
(Por si es de vuestro interés, la maquetación la hemos realizado en canva.com).




Como siempre, gracias a nuestras y nuestros estudiantes por hacerlo posible y hacer que cada día cuente, y a mis compis por unirse a crear. Juntxs somos equipo.






Coeducación: Mujer misteriosa

Como dije en unas de las entradas anteriores, me gusta mirar el mundo con las gafas violetas. “Ponerse las gafas violetas” es sinónimo de tener una visión crítica y desde una perspectiva de género para ser consciente de las desigualdades entre hombres y mujeres (Gema Lienas). Sin duda, lo que más deseo es que las aulas se vistan de violeta cada día y, para conseguirlo, coeducar se convierte en uno de mis verbos favoritos. 

Comenzando por el principio, ¿qué es la CoEducación? 

La respuesta va más allá de enseñar a niñas con niños, por mucho que sea la definición que recoge la RAE. Solo por compartir un aula, realizar las mismas actividades, disponer del mismo horario o utilizar los mismos recursos, no se coeduca. 

En su amplio sentido, es la herramienta que tenemos para educar(nos) potenciando las capacidades personales alejándonos de los roles y estereotipos de género - cada vez más sutiles -, para fomentar relaciones sociales basadas en los buenos tratos, el respeto y la tolerancia, y para instalar la diversidad como valor. Coeducar nos permite educar a nuestras niñas y nuestros niños para que sean libres de ser y estar en este mundo. 

Sin embargo, ¿tenemos una escuela coeducadora? Si revisamos nuestra legislación educativa actual, no hay impedimento alguno para que nuestra escuela no sea coeducadora. Pero en la práctica real, aunque es innegable el avance en materia de igualdad de género en las últimas décadas, no tenemos una escuela coeducadora: escasa formación del profesorado, desaprender creencias y sesgos culturales, lenguaje no inclusivo, perpetuación de estereotipos de género, uso no igualitario de los espacios, ausencia de referentes femeninos...
Para convivir en una escuela coeducadora es necesario llevar a cabo acciones concretas de actuación, una agenda de cambio. 

En ese camino de cambio, el curso pasado llevamos a cabo una propuesta coeducativa llamada <<Mujer misteriosa>> para visibilizar a mujeres de éxito y poder en los diferentes planos de la esfera pública. 

En esta actividad, mes a mes, íbamos conociendo a distintas mujeres importantes a través de pistas con datos curiosos sobre sus vidas, formación y carrera profesional. Para ello, en nuestro tablón de igualdad, aportaba pistas semanales que nos permitieran descubrir a la mujer misteriosa que se escondía tras ellas y en el buzón el alumnado depositaba cada semana sus respuestas. La persona que primero descubriera el misterio era la ganadora. Además, también se podía participar desde las redes sociales (Instagram/Twitter @latizadeana).

Es una propuesta sencilla de llevar a cabo, nada costosa económicamente y de gran enganche, al menos, en nuestro centro, gracias a la implicación y participación del alumnado. También se sumaron a la  iniciativa otros centros educativos, algo que me sorprendió y me alegró. 

Os dejo un ejemplo. ¡Repetiremos!



Escape Room: Atrapadas en la Historia

Este año, para conmemorar el 8 de marzo - Día Internacional de la Mujer, en clase y por sorpresa se encontraron atrapadas y atrapados en la historia. Sí, se encontraron con un escape room CoEducativo en el que tuvieron que superar distintos enigmas para volver a la actualidad.

¿Te imaginas entrar en clase, a oscuras, encontrarte un vídeo en la pantalla digital y a tu maestra convertida en Hipatia? Creo que fue el día que más rápido se sentaron.
Con el factor incertidumbre y empezando a generar motivación proyecté unos minutos de vídeo, doblado con la app iMovie (soporte iOS), de la película Ágora cuya protagonista es la ilustre Hipatia de Alejandría. Estaban tan enganchadas y enganchados que en la primera visualización no reconocieron mi voz.
De aquí, pasamos a los retos, todos conectados entre ellos y con un claro objetivo: acercar a mis estudiantes a las contribuciones de las mujeres en la esfera pública; aunque es innegable el avance en materia de igualdad, destacando la incorporación y participación de la mujer en el plano público, este no ha venido acompañado ni de nuevos modelos de relaciones sociales ni de referentes reales de éxito y poder en femenino.
Comenzamos con una caja de secretos (caja de rompecabezas de madera) que les llevó al "mensaje de acción" (fragmento):

<< Hace mucho tiempo, tanto en lugares lejanos como en el nuestro, las mujeres escribieron muchos capítulos de nuestra historia pero no vieron la luz. [...] Por todas estas cosas, y muchas más, estáis atrapadas en la historia. No os preocupéis, todavía no corréis peligro. La cultura os salvará.
Para poder salir y volver a la época actual os toca “desempolvar” la realidad. [...] 
El cambio está en vuestras manos. HOY conseguiremos destapar parte de la historia, MAÑANA os toca escribir una historia nueva más justa y solidaria. >>

A partir de aquí, todo fluyó. Mi presencia en el aula era de mera observadora (disfrutando como una enana) porque ellas y ellos se organizaron en los grupos que decidieron y resolvieron cooperativamente los distintos enigmas propuestos.
Enigmas escondidos por el aula, sobres con los retos, textos a descifrar, mensajes secretos con filtro de luz, y muchas ganas de pasarlo bien fueron nuestras herramientas esenciales.



Cada enigma o reto visibilizaba referentes femeninos de éxito y de poder en distintos planos de la esfera pública: Clara Campoamor, defensora de los derechos de la mujer e impulsora del sufragio universal; Valentina Tereshkova, primera mujer en ir al espacio; Rosalind Franklin, responsable de importantes contribuciones a la comprensión de la estructura del ADN; Hipatia, matemática, filósofa y astrónoma; y Rosa Parks, activista y figura clave en el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos.

Ahora... estáis "Atrapadas en la Historia"
¿Cómo volverás a la actualidad? ¿Os atrevéis?





Recursos para llevarlo a cabo en tu aula - Escape room: Atrapadas en la Historia


Recomendaciones Lectoras



¡Bienvenidas, bienvenidos a nuestra sección de recomendaciones lectoras!

Pablo comparte con nosotras y con nosotros un libro sobre travesuras entre hermanas y hermanos. ¿Te suceden a ti también? El libro se titula "Maldita hermana", de la colección El club de los malditos.  La diversión y las trastadas están más que aseguradas.

Y tú, ¿qué nos recomiendas?


Rompiendo mitos


En fechas próximas a "San Valentín", como dice la letra de una canción, "love is in the air"; pero, ¿a qué tipo de amor nos referimos?, ¿qué concepto de amor estamos aprendiendo?, ¿cómo gestionamos esa emoción? 
No son pocas las investigaciones sobre las relaciones tóxicas que se producen entre adolescentes en las que se han naturalizado los celos, la desvalorización de la propia identidad, el sentimiento de posesión y control sobre la pareja (de contraseñas, conversaciones privadas, redes sociales, círculos de amistades, vestimenta...), etc. Eso, se perpetúa en la edad adulta. 
El concepto de amor romántico lleva "de todo" menos amor. Como expresó Kate Millet <<El amor es el opio de las mujeres, como la religión el de las masas. Mientras nosotras amábamos, los hombres gobernaban>>. 

Pero todo esto no aparece de la nada. Se aprende desde el contexto próximo con frases, ideas y conductas que sentencian comportamientos y son asumidos fácilmente. Desde la tierna infancia, cuando estamos empezando a construir nuestro imaginario cultural, nos cuentan que hay princesas esperando a ser rescatadas, que las niñas son agradables y complacientes, que existe una media naranja, que las niñas son más emocionales y débiles - los niños más racionales y fuertes, y todos los ejemplos que se vengan a la cabeza. En definitiva, nos enseñan a amar desde una visión poco sana y justa. Niñas y niños, a la edad de doce años, ya tienen ciertos roles sociales adquiridos y deconstruir eso es complejo. 

No quiero decir "no al amor", ni mucho menos. Son maravillosas todas las emociones que un amor sin mitos nos despierta. 
Una forma positiva de querer a las demás personas comienza por quererse a sí misma / a sí mismo. Conocerse, valorarse, aceptar nuestros límites, querer mejorar, y tener un adecuado autoconcepto y autoestima son aspectos esenciales para ir construyendo relaciones sociales positivas y no dependientes. 

Llevándome esta idea a la escuela (siempre adecuada al nivel) hemos formado nuestro puzzle "sin mí no soy nada" con las cosas buenas que me hacen ser yo. Fue curioso que varios/varias estudiantes no eran capaces de atribuirse dos cualidades positivas (a las que llegamos poco a poco). Sin embargo, fue mágico ver cuando se enorgullecen de rasgos que les hacen ser únicas/únicos. Espero que no los pierdan nunca. 

Pensando en ti... ¿qué pondrías en "sin mí no soy nada"?

👉 Comparto las piezas del puzzle. Dibujar no es mi fuerte, son calcadas. Y la frase central me encantó de @feministailustrada 
PiezaPuzzle (pinchar aquí, pdf)






Recomendaciones Lectoras



¡Bienvenidas, bienvenidos a nuestra sección de recomendaciones lectoras!

Alicia nos quiere recomendar un libro de aventuras, son sus preferidos, llamado "El código del Dragón" (Tea Stilton) y nos adentra en un pasadizo secreto en una universidad. El misterio está garantizado... ¿conseguirán salir del pasadizo? !Solo con su lectura puedes descubrirlo!
Además, cuenta con unas ilustraciones chulísimas!

Y tú, ¿qué nos recomiendas?


Dinámica: No me imagino mi vida sin...

Hoy hemos empezado el segundo trimestre, no ha podido ser de mejor manera, por lo menos para mí, como maestra.
Ha sido un día intenso pero estoy llena de sentimientos y no quería dejar pasar la oportunidad de escribir. Vengo del cole muy feliz, no he perdido la capacidad de sorprenderme; y, es que cuando escuchas, con atención, paciencia y dulzura, te regalan grandes momentos.

Hemos llevado a cabo una dinámica que tenía ganas desde hace tiempo pero no había encontrado el espacio y creo que, simplemente, era hoy. Esta dinámica, sencilla, llamada "no me imagino mi vida sin..." nos invita a reflexionar y valorar todo lo bonito que nos rodea. Esta propuesta la vi el curso pasado en las redes a Andrea Piñero (@entreipadsycuadernos - Instagram) y me encantó.

Consiste en escribir aquello que es verdaderamente imprescindible en nuestro día a día. Es una actividad personal, por lo que las reflexiones son privadas y solo compartidas si se estima conveniente. Tener nuestra privacidad es algo positivo puesto que le damos importancia y valoramos los sentimientos, algo "muy nuestro", que no debemos forzar a exteriorizar. Además, es fundamental que exista un clima de confianza y seguridad en el aula que nos permita expresarnos con ganas.



Algunas aportaciones de las que hemos disfrutado (y otras tantas que me guardo de esa conexión maestra-estudiantes):
- "No podría vivir sin mi abuela porque me apoya y siempre está conmigo".
- "Mis libros porque me dan conocimientos".
- "Mi familia, es mi mayor tesoro".
- "Mi madre porque es quien me cuida y me ama".
- "Mis gatos porque lo son todo para mí".
- "Sin las emociones porque sería una vida sin color".
- "Mis perras, solo les falta  hablar".

Simplemente, tengo el corazón muy lleno.